Google+ Followers

sábado, 7 de febrero de 2009

WALKYRIA


Me apasiona la historia del Nazismo y la Segunda Guerra Mundial hasta el extremo del "freakismo". Hoy mismo he ido a ver la nueva película de Tom Cruise, Walkyria, y he de reconocer, quizá por las preconcepciones que transportaba antes de entrar, que no me he llevado un mal regusto al encenderse las luces. No diría que se trata de una película apasionante, de esas que te ponen el corazón en un puño; ni espectacular desde el punto de vista de la recreación histórica (algún anacronismo, comprensible y perdonable por lo pequeño,eso sí, en aras del espectáculo); ni siquiera una exploración intronspectiva de las personalidades o motivaciones de los personajes. Pero la verdad,es bastante correcta y funciona bien ¡Ni siquiera hay nada de los previsibles anhelos de algún oficial alemán hablando de las maravillas de EEUU y de cómo le gustaría que la Gran Alemania fuera como América!

El único pero que extraigo, no sin melancólía, es que el relato daba para más y una vez realizada la película, salvo milagro, ya no podemos esperar otra aproximación a la historia (ciertamente no he visto la previa versión alemana que recientemente pasaron por televisión).

Pero lo cierto, siendo esta historia merecedora de conocimiento por todo lo que significa desde el punto de vista de la comprensión de la sociedad y ejército alemanes en la época, desde luego no es el suceso más "cinematográficable" de los últimos meses de la II G.M.

Sin ir más lejos, la liberación de Viena ante la llegada de los rusos por el movimiento O-5 y la figura tan apasionante como desconocida del coronel Skozol y su aventura para contactar con los rusos y volver a la ciudad, las escenas de las unidades austríacas enfrentándose a los alemanes sitos en la ciudad bajo el mando de Baldur Von Schiraz...

La propia de Praga ante la inminante llegada de Patton y cómo, tras prohibírsele avanzar hacia la ciudad, las recién constituidas autoridades checas, ante la lejanía del Ejército Rojo, deciden recurrir al desconocidísmo Ejército de Vlasov para que combata a los alemanes que se apresuran a destruir la ciudad...

Y otras muchas más que espero que los productores hollywoodienses tengan en cuenta no bien leída esta entrada, y que me pongo a su disposición de antemano para narrar.

2 comentarios:

  1. Yo no lo habría expresado mejor Ibán.
    Volviendo a los momentos que me encantaría que añadieran a la cinematografía, sin el tinte excesivamente "aleccionador" de las películas bélicas de los 50 y 60, alguna nueva visión de Las Ardenas, con episodios como la Matanza de Malmedy, la traición de Himmler a su lider en los últimos días, la victoria de Zhukov y el amargo regreso de los soldados rusos que acabaron sus días en un Gulaj en muchos casos...
    Pero me quedaría con esto: el asesinato de Reinhard Heydrich, el "Carnicero de Praga", considerado uno de los padres de la solución final y sucesor natural de Hitler. Las consecuencias, con cientos, miles de muertos en toda Chequia, y el final, con el acoso a 5 paracaidistas de la resistencia atrincherados en la iglesia de San Cirilo y San Metodio.
    Yo estuve allí hace unos meses y se me ponían los pelos de punta al observar las marcas en la pared dejadas por las ametralladoras nazis, rodeando una rendija por la que apenas podían responder los valientes checos. la Operación Antropoide, 27 de mayo de 1942, es un hito en la historia de la resistencia, una daga al corazón del Tercer Reicht.
    Valkiria me gustó, aunque no entendí que si en la pelicula los alemanes hablaban inglés (castellano en España) hablaran alemán para formar. O todo o nada ¿Verdad?

    ResponderEliminar
  2. ¡Pues no me había fijado en el último detalle, la verdad! ¡Muy observador!

    La II G.M. está repleta de historias que merecen ser contadas y un personaje que merece tratamiento ( literalmente en el aspecto psicológico si se le hubiera cogido a tiempo)es el tal Heydrich, "la Cabra": mucho más astuto que Himmler,más despiadado que Kaltenbrunner, más respetado por Hitler que Bormann, más disciplinado que Göring, más apuesto que Goebbels...Y todo esto habiendo desaparecido a mitad de la contienda.
    Un recuerdo a los valientes que eliminaron a este sujeto del escenario. Aunque efectivamente las represalias fueron luego terribles,quién sabe si la Solución Final hubiera sido aún más monstruosa con su presencia.

    ResponderEliminar