Google+ Followers

lunes, 23 de febrero de 2009

PELIGRO DE EXTINCIÓN

La dimisión es un noble arte que, en lo que se refiere a los responsables (e irresponsables) de nuestra política nacional, parecía extinguida de nuestra fauna. Desmanes, errores, fracasos, sentencias judiciales, se han sucedido durante estos últimos años y aquí no se marchaba nadie. Las escenas de "líderes" políticos aferrados al cargo con la deseperación de un bebé a los brazos maternos, son la vergonzosa norma en casos donde la única salida honorable es el ostracismo autoimpuesto.

Esta conducta se ha trasladado a otros ámbitos y pudimos ver que para que el ex-presidente del Madrid se marchara, después de contumazmente negar las mayores evidencias de pucherazo, prácticamente tuvieron que intervenir fuerzas de intervención americanas.

Somos una rara avis en el panorama europeo, donde la dimisión es una figura que se utiliza en gobiernos, asociaciones, empresas, como forma de liberar presión y de que no sufran las instituciones.

Después de la dimisión de Antonio Asunción como Ministro de Interior en 1994 del Gobierno del PSOE, no ha habido otras ocasiones, aunque sea por mera curiosidad, de observar qué pasa, qué es eso tan terrible que tiene la renuncia que todo el mundo huye de la misma como de la peste.

Y razones ha habido...Cualquier país de nuestro entorno donde hubiera habido Prestige, Guerra de Irak, 11M, Yakolev, lino, etc,etc,etc, hubiera sufrido, como mínimo, remodelaciones de gobierno.

Hoy, casi 15 años después de la aludida, Mariano Fernández Bermejo, Ministro de Justicia, ha dimitido.

Sinceramente, creo que con ello ha tenido el acierto que le ha faltado en algunas ocasiones. Hay muchas cosas que no son ilegales, pero que políticamente te dejan fuera de juego. Y es un gesto que le honra quitarse de en medio, dejar paso a otro compañero y permitir que el gobierno no sufra más los errores que, más o menos graves, sólo son imputables personalmente y que en nada afectan a la cuestión de fondo de la que el PP no quiere hablar. Y esa cuestión se llama CORRUPCIÓN.

No nos engañemos, el PP no va a parar. Aquí la "cacería" particular va a continuar con Garzón. Todo menos dar explicaciones de los asuntos que se les imputan, que son de tal gravedad que ponen en tela de juicio dos gobiernos autonómicos (con sus respectivas cabezas) al completo. Y aquí no estamos hablando de torpeza política o irregularidades administrativas, estamos hablando de delitos. Lo que sí pasa a partir de ahora, es que tienen una coartada menos para desviar la atención y continuar en esa estrategia que sólo les va a llevar finalmente a la autodestrucción.

Me resultó obsceno escuchar estos días a Federico Trillo pedir la destitución del ministro. Este personaje, como ministro del PP, se vio envuelto en el caso más sonrojante de la historia de la democracia. No se trata de si algo afecta a más personas o de si influye en la estabilidad de las instituciones. Pero el trato que dispensó a las familias de los muertos del Yak 42 es el más despreciable e inhumano del que hayamos tenido noticia.

Que un Ministro de Defensa del gobierno de un país que decía ser el ombligo del mundo, desoyera todas las advertencias sobre la inseguridad de los vuelos y a sabiendas estabulara decenas de soldados en una máquina de muerte que luego se estrelló, roza el homicidio doloso.

Que posteriormente ordene amontonar los cadáveres al azar y simular su identificación, para que la noticia desapareciera lo antes posible de los noticiarios habla muy bien de la moral que pretende defender la congregación parasectaria a la que orgullosamente pertenece.

Que después de que se revelaran estos hechos, no diera si quiera una explicación a las familias le envilece como persona y le cataloga como el cobarde que es.

Que visto todo esto, no dimitiera como ministro ni se le cesara dice mucho también del entonces presidente. Que siga siendo diputado al día de hoy pone en cuestión los valores o el desconocimiento de quienes le votan y por supuesto la villanía de quien le permitió estar en las listas.

Que hoy sea quien pide asumir responsabilidades políticas a quien simplemente estuvo cazando el día equivocado en el lugar equivocado, además de ser una desfachatez bochornosa, revuelve el estómago.

3 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con alguno de tus argumentos. Creo que Trillo debería haber dimitido en su momento. Además, la Guerra de Irak fue una gran cagada del Gobierno Aznar.

    Sin embargo, no debemos olvidar que todos los partidos políticos tienen sus "cadáveres" en el armario. Los casos de corrupción de la última época de Felipe González fueron desmesurados. Si no hubiese habido dimisiones entonces, ¿cuándo entonces? Además, recuerdo el apoyo recalcitrante del propio Felipe a Barrionuevo y Vera, ya juzgados, condenados y encarcelados. Por otro lado, quiero recordarte que Manuel Pimentel dimitió durante el primer gobierno del PP tras cesar al director de migraciones, envuelto en un escándalo que concernía a la esposa de éste último por la obtención de fondos públicos para su empresa de formación.

    En cuanto a Garzón, es un sospechoso habitual en materia de independencia judicial. Sus flirteos con la política en 1993 así lo demuestran. Bien es cierto que cuando Felipe González no le dio lo que pedía, se enfadó y comenzó una campaña desmesurada contra el PSOE. Y hablando de cacerías, no podemos olvidar la que se llevó contra Gómez de Liaño cuando se atrevió a desafiar a Prisa. Y Garzón también estuvo por medio.

    Respecto a la independencia judicial en general, creo que seria necesario dotar al CGPJ de independencia presupuestaria y dejar que los 12 vocales de procedencia judicial sean nombrados directamente por los propios jueces. Fue Alfonso Guerra el que declaró la muerte de Montesquieu en 1985. Todo intento del PP de cambiar este sistema, se ha topado con la resistencia del PSOE. Aunque también admito que el PP se ha aprovechado de este sistema cuando le ha interesado. Ya te pasaré algún artículo que he escrito sobre este tema.

    Como votante que he sido, soy y no tengo muy claro si seguiré siendo (al menos durante una temporada) del PP, lo que me preocupa es que los dos partidos mayoritarios se encuentran empantanados en el juego pueril del "y tú más..." mientras el país camina a la deriva. Salir de esa dinámica requiere un cambio de mentalidad tan grande por ambas partes, que veo muy difícil cambiarlo a corto plazo.

    Por último, te felicito por tu blog. Siempre es bueno poder debatir sobre la realidad política del país con diferentes puntos de vista y yendo más allá de la cultura del Gran Hermano, Granjero Busca Esposa y demás realities shows que nos invade.

    Un abrazo.

    Alberto

    ResponderEliminar
  2. Estoy tan de acuerdo con todo lo que dices que cualquier comentario que añada sería una redundancia. Tan sólo te ha faltado un detalle en la lista de las actuaciones de Trillo, y es que cuando tenía que declarar en el juicio del Yak, en lugar de acudir él (como hizo Bono), eligió (estaba en su derecho)que le tomaran declaración a domicilio.
    Otro gesto de buena voluntad y generosidad.

    ResponderEliminar
  3. http://www.elpais.com/articulo/opinion/Trillo/habla/dimisiones/elpepuopi/20090225elpepiopi_7/Tes

    ResponderEliminar