Google+ Followers

sábado, 21 de febrero de 2009

IPELSA Y EL FUTURO DE LEÓN


La sociedad IPELSA (Instituto De Promocion Economica De Leon S.A.) fue creada por el último gobierno socialista en la Diputación con el objetivo, entre otras cosas, de contar con un agente inversor que apoyara iniciativas empresariales en interés de la provincia de León. El desarrollo posterior tras la entrada del PP en el gobierno provincial fue diverso, hasta que en los últimos tiempos probablemente hubiera perdido parte de esa naturaleza con la que nació.

La actual presidenta ha decidido disolverla y tras las negociaciones mantenidas con los trabajadores que actualmente prestan servicio en la empresa, se comprometió a recolocar a los mismos en otros lugares dependientes de la institución provincial.

Sin respetar lo acordado, Carrasco presentó hace semanas un Expediente de Regulación de Empleo ("ERE") para la liquidación de las relaciones laborales existentes, ERE que esta misma semana ha rechazado el servicio de Trabajo dependiente de la Junta de Castilla y León, por no hallar justificación económica al mismo.

Ante esto, el PSOE hace un par de días censuró la actuación de Doña Isabel por, en primer lugar incumplir el acuerdo al que previamente se había comprometido, y en segundo, porque evidentemente no hay causas que justifiquen los despidos como así ha certificado la propia Junta.

Como respuesta Isabel Carrasco ha preferido lanzar una serie de improperios al PSOE (que mal toma esta señora las críticas) a explicar las cuestiones de fondo, haciendo referencia a la política de empleo en el Ayuntamiento de León.

Quisiera aprovechar estos antecedentes para hacer una serie de apreciaciones, tratando de trascender lo que si no sería simplemente una trifulca más entre PSOE y PP.

En primer lugar, la presidenta de la Diputación Provincial está obligada a dar cuentas de sus actos a la oposición y a los ciudadanos/as, en la forma y términos que quiera. Lo que no vale es hacer referencia a otra institución y a eso de que "ella no dijo nada de la política de personal del Ayuntamiento". La pregunta se la hizo una diputada provincial y es a ella a la que debe por respeto institucional responder. La crítica a esta materia ya la ha hecho y de sobra el PP en el Ayuntamiento, al que yo mismo no oso responder refiriéndome la Diputación ( otra cosa es que tangencialmente se pueda hacer una referencia). Esto es importante, porque de fondo lo que subyace es una inapropiada indignación por ser censurada, como si estuviera por encima del bien y del mal . Tenía falta de costumbre y ahora que parece que los controles se multiplican, parece perder la paciencia...

En cuanto al Ayuntamiento, es importante comparar las situaciones de las que parte cada institución y el contexto económico. Cuando el Consistorio tomó la decisión de adelgazar su plantilla lo hizo como única solución posible provocada por una nefasta gestión de la derecha durante decadadas y con un mercado laboral que en principio era susceptible de absorver mano de obra. Que se sepa, la Diputación no se halla en quiebra técnica y de ser así debería explicarse y asumir las responsabilidades políticas oportunas, tras un gobierno ininterrumpido del PP durante 4 mandatos. Asimismo, al hora de valorar el coste social de las decisiones, nos hallamos ante una crisis económica en la que se está destruyendo empleo y con dificultades de inserción de trabajadores, sobre todo, como es esta caso, de los mayores de 50 años.

Por otro lado, la falta de palabra de la jefa popular incumpliendo sus compromisos y a la que una institución gobernada también por el PP ha afeado la conducta, alguna responsabilidad o culpa conllevará, ¿no?.

Pero lo importante es más de fondo. Los políticos, más que para enzarzarnos en controversias absurdas, estamos para anticipar el futuro y diseñar nuestras sociedades con perspectiva mientras no descuidamos el presente. Eso implica asumir muchas veces medidas impopulares o que simplemente no "venden" a corto plazo, para que el bien futuro sea mayor. La Ponencia Marco del Congreso del PSL-PSOE apuntaba la necesidad de crear una sociedad capital-riesgo provincial para apoyar a emprendedores, y apostar e invertir en sectores estratégicos de futuro. Esto en nuestra situación de permanente languidecimiento de nuestros sectores tradicionales y el momento clave en el que están las recientes apuestas en materia de nuevas tecnologías y/o investigación, es clave en orden de aguantar las primeras y garazntizar el éxito de las segundas. Es ahora o nunca. Se trata de que la acción de las administraciones públicas sirva para estimular el mercado, más en un contexto de crisis económica. Yo no creo que el sector público deba cruzarse de brazos viendo el mundo pasar.

Puede,decía, que IPELSA hubiera perdido su ser originario, pero la solución no es disolverla sino recuperar su espíritu y hacer una fuerte apuesta para dotarla de capacidad económica y de gestión. No necesitamos instituciones que sirvan para poco más que tener un gabinete de presidencia gigantesco, partidas sonrojantes en publicidad, y que hagan exhibiciones con los pendones 5 veces al año. La deriva de la Diputación desde que Carrasco tomó las riendas está siendo cada vez más convertirla en un ser inane que funciona únicamente por y para mayor gloria de su presidenta.

Éste y no otro es el debate, y esto y no otra cosa es sobre lo que Isabel Carrasco debería dar explicaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario