Google+ Followers

martes, 17 de marzo de 2009

PACTO PROVINCIAL


Estamos en crisis. Esto es una verdad en sí misma. Terrible, incontestable y sin necesidad de fundamentación matemática. Estamos en crisis porque la grandísima mayoría piensa que así es y punto. Nos hayamos en una crisis que es más un estado mental que una certeza fáctica, y eso es precisamente lo más peligroso de la misma: a las evidentes dificultades económicas se puede sumar el desencanto y pesismismo que nos sumerja más en el abismo.

Es el momento de gobernantes y administraciones que actúen sobre las circunstancias dadas y tomen medidas activas que, fundamentalmente, generen confianza en el futuro. No hay acción que abunde más en eso, que la garantía de estabilidad y entendimiento en cuestiones básicas por parte de las instituciones y agentes políticos. Por eso aplaudí desde el primer momento la idea de Francisco Fernández de establecer un pacto provincial PSOE-PP sobre la base de trabajo en asuntos que competen a las administraciones gobernadas por uno u otro. La agenda era una, pero sin ánimo exahustivo, permitiendo que flexiblemente se fueran incorporando temas no bien la realidad fuera modificándose.

He de confesar que era escéptico en cuanto a la respuesta de Isabel Carrasco pero, tras unos antecedentes dubitativos y alguna píldora "marca de la casa", finalmente se produjo un encuentro en el Hostal de San Marcos hace algo más de dos semanas, entre los máximos representantes de las cúpulas provinciales de ambos partidos.

No sé qué se piensa que se habla en esta clase de encuentros. Yo mismo como debutante tenía cierta expectación. Y he de decir que el contenido superó las expectativas. Durante algunas horas fuimos desgranado temas diversos y avanzando en puntos comunes, marcándonos una agenda de trabajo futura. Me pueden creer los/as lectores/as si les digo que realmente me ilusionaron las posibilidades que se habrían con la colaboración sincera en determinadas materias. La crisis en este caso nos había servido como excusa para abandonar el recelo que nos impedía poner cuestiones en común.

Por eso me irrita todo lo que ha venido pasando a partir de ese momento en las filas populares. Hoy, frente al Rector, reunión de la que, digan lo que digan, estaban más que avisados, hemos perdido una gran oportunidad de empujar conjuntamente por la Universidad de León. Además de lo que como aportación del Ayuntamiento de León se ha anunciado (la facilitación de la instalación de un proyecto puntero en materia de I+D+I) hoy podíamos haber avanzado más en custiones como la instalación de la Facultad de Medicina, la solución de los gravísimos problemas financieros de la ULE, o cómo la propia universidad puede apuntalar proyectos dependientes de Estado, Junta o Administraciones Locales.

Creo que todo se debe a un erróneo cálculo de rentabilidad electoral cortoplacista. Como quizá Carrasco estima que no tiene la iniciativa, piensa que es Paco Fernández quien va a rentabilizar cualquier avance. Se equivoca.

El consenso, como decía antes, es bueno porque sí. La imagen de unidad genera confianza, refuerza el tejido social leonés y dignifica el papel de los/as políticos/as. El concurso de ambos partidos solidifica cualquier proyecto o inversión, impulsa a cualquier entidad con la que se llegue a acuerdos. Si alguien pretende que de la unidad haya vencedores o vencidos, está muy alejado de lo que realmente necesita y percibe la ciudadanía. Lo que realmente no sólo no suma sino que resta es poner obstáculos a la colaboración.

No deseo abundar más en este asunto, más que desde este modesto blog pedir a la presidenta provincial del PP que recapacite. Todavía está a tiempo de propiciar una colaboración que sólo tiene beneficios para todo el mundo.

6 comentarios:

  1. Mucho me temo que no es el interés de los leoneses y leonesas lo que la mueve

    ResponderEliminar
  2. Es una oportunidad perdida y un bochorno. Nos reunimos con ánimo cierto y ganas de trabajar, pero una vez más, la trifulca acaba en un lamentable espectáculo que no hace otra cosa que minar la credibilidad de nuestra labor política. Los ciudadanos volverán a pensar que otra vez nos estamos pegando entre los partidos... que pena!, de verdad!.

    Esto es muy perjudicial para la clase política (de uno y otros bandos) ya que genera mucha desafección y desconfianza en nuestra labor

    Claro que en las filas contrarias necesitaríamos políticos con altura política y claridad de ideas...

    ResponderEliminar
  3. Es lamentable y bochornoso el espectáculo ofrecido estos días. Es como una pelea de patio de colegio.

    Realmente la situación es dura, muy dura y merece de un esfuerzo político por parte de todos los partidos, colectivos, empresarios, sindicatos, etc...

    Causa desazón ver como la bajeza de mirás, y la escasa talla política de nuestros adversarios políticos les lleve a pensar que nuestro único interés es electoral. En estos momentos, y lo digo con el corazón en la mano, es más necesario que nunca que todos arrimemos el hombro para salir adelante, que dejemos a un lado las diferencias políticas para empujar en la misma dirección. Nuestra tierra ha visto pasar, a lo largo de la historia, a tantos personajillos y personajillas que sólo pensaban en su interés que por un momento pienso que tenemos lo que nos merecemos.

    La pataleta mostrada por la Presidenta de la Diputación esta semana pasada es sencillamente, aburrida... Una y otra vez lamentándose de que el PSOE haga esto o lo otro sin contar con ella... en fin!.

    No obstante, dicho todo lo anterior, lo peor de todo es la desafección y antipatía que genera entre la sociedad este tipo de pataletas. ..."Ya están otra vez peleándose entre ellos, en vez de trabajar para solucionar los problemas de verdad"... qué hipócrita, lo que era una sana intención de trabajar en pro del interés real, se convierte una vez más en un efecto boomerang que nos dá en las narices...

    Insisto, pacto si, pero cuando las dos partes ven más allá de sus narices... con una sola, no es suficiente.

    ResponderEliminar
  4. "Nos hayamos en una crisis que es más un estado mental que una certeza fáctica... "
    Eso será para tí que tienes tu gran sueldo todos los meses. Preguntale a los autónomos y a la gente que has despedido en el Ayto.
    No puedes decir eso Ibán...

    ResponderEliminar
  5. Creo que no se puede extractar una frase de un comentario más general, que realmente pretende afirmar que en economía los estados de ánimo son definitivos para marcar la tendencia.Existe una teoría económica que afirma que el IPC anual es similar a la expectativa que se tiene de él a comienzos del ejercicio. Esta es una crisis mundial basada fundamentalmente en la falta de activos financieros líquidos (combinados con elementos más locales), cuya puesta a disposición es directamente proporcional a la confianza de las entidades financieras. Claro que hay crisis. Pero sería absurdo que un funcionario, con la seguridad de ingresos iguales y constantes, modifique a mitad de año (como ocurrió en 2008) su comportamiento económico si no tiene que ver con estados de ánimo generalizados y su expectativa de futuro. Y es todo esto lo que ahonda en la crisis y lastra las posibilidades de crecimiento.

    Supongo, para terminar, que mi gran sueldo (consultable en boletines oficiales y en la prensa) en comparación con la situación de autónomos en dificultades o personas en desempleo, no sea la medida definitiva para saber si estamos ante una crisis económica global, porque entonces nos podríamos haber hallado en la misma desde que cobré mi primera percepción, habida cuenta de que siempre ha habido personas en el paro(muchos porque no tuvieron la oportunidad jamás de trabajar en el ayuntamiento y por lo tanto no pudieron ser despedidos)y autónomos con el agua al cuello.

    Sí puedo decir eso y lo vuelvo a afirmar: esta crisis económica estalló debido a una crisis de confianza previa que fue generando esta situación. Y no saldremos de esto, mientras no haya un cambio en el estado de ánimo mundial.

    ResponderEliminar
  6. Sí y también se podía preguntar lo de la crisis a todos los empresarios y trabajadores que el PP mandó a tomar viento porque en lugar de pagarles se dedicó a meter gente en el ayto a patadas.

    Y lo de los sueldos, por lo menos en León se congelaron: vete a Ponferrada con la mitad de habitantes y compara. O lo que cobra la " ambición rubia" en la diputación...

    ResponderEliminar