Google+ Followers

martes, 17 de septiembre de 2013

¿EL TORO DE LA VEGA EN CANAL DE PAGO O EN ABIERTO?



Ya con la resaca de la enésima edición del Toro de la Vega de Tordesillas (y van unas 500, por lo que parece), me apetece hacer unas reflexiones.

Para empezar, obtuso de mi no acabo de percibir la sin duda evidentísima diferencia entre este "espectáculo" y el sin fin que se celebran a lo largo de toda la geografía ibérica durante todo el año. Me cuesta mucho sí, aplicar el "sufridómetro" para saber qué grado de fustigamiento animal es el tolerable y a partir de dónde está la barrera que no se puede rebasar. Porque todavía hoy en día se celebran acontecimientos de esta clase en fiestas populares con menos publicidad, toros de foc en Cataluña (mira, en estas cosas parece que somos muy iguales)...o nuestra sacrosanta "fiesta nacional", bien de interés cultural para un montón de gobiernos regionales y seña de identidad inalienable de lo ejpañó.

Comprendo a los activistas y a las personas con sensibilidad frente al maltrato animal en toda circunstancia. Me cuesta mucho más entender la inflada de palos a la que se ha sometido a la gente de Tordesillas por parte de medios de comunicación, que el resto del año se dedican a glosar las desventuras de toreros a la altura de grandes estrellas de cine.  O presentadores y / o tertulianos de programas de entretenimiento en los que participan "diestros", hermanos, novias y demás familia. O programas que conectan con los encierros de los sanfermines en directo año tras año. O literatos de renombre que desean hoy en twitter que una lanza se le clave a un lancero "en el ojete" (sic), mientras el resto del tiempo alaban la tauromaquia como un contenido educativo para los niños.

Y no me vale que una cosa es arte y lo otro salvajismo. Puestos a hablar de patrimonio cultural, el susodicho Toro de la Vega está acreditado como tradición desde el siglo XVI, ahí poco tiene que envidiar a los toros o encierros. Aterra ver las imágenes de los lanceros acosando e hiriendo al pobre animal en mitad de la dehesa...personalmente no me revuelve el estómago más que la visión del picador o el banderillero en la plaza de toros.

Pero claro, Tordesillas es un pequeño pueblo de la Castilla profunda, fantástico para arquetipar, al que durante unos días podemos dirigir todas las flechas que tranquilizan nuestra conciencia para el resto del año. Y el año que viene, la Feria de San Isidro o San Cucufato como producto exclusivo vía suscripción.

Escuchaba al alcalde de Tordesillas ayer en la radio y en mitad del pim pam pum trataba de apuntar (acertadamente creo yo), que el debate  debería ser si se deben permitir espectáculos taurinos con resultado de muerte o no. Mi respuesta es que cualquiera que utilice animales para su público fustigamiento y muerte porterior, debería ser prohibido...sin distinciones. Todos conculcan principios básicos del humanismo (y las chorradas sobre la inconsciencia del yo animal, que se lo apliquen a los mejillones si quieren) y son degradantes para quién los practica y quién los observa. A fuer de que como "marca España" no puede ser peor.

Eso implica por supuesto, que bajo mi criterio el Toro de la Vega debería ser prohibido cuanto antes, pero al mismo tiempo que de forma general y siguiendo los mismos principios, igualmente deberían serlo los toros. Y comprendo la carga simbólica del Toro de la Vega, pero si no hay un debate generalista, no estamos sino ante una gota en un océano, amén de un doble rasero injusto.

Tordesillas es una villa en la que desde el advenimiento de la democracia, ha gobernado PSOE, PP y hasta IU en varias ocasiones en coalición. Ninguno de ellos suprimió la "fiesta" y hoy incluso su patronato está presidido por un integrante de una lista de IU. Me imagino lo que estaba pensando el alcalde actual cuando le asediaban estos días con peticiones de cancelación: "cuando le pidáis a la de Pamplona que suprima los encierros, o a Botella las corridas de San Isidro, voy con vosotros a Tordesillas a que nos linchen a todos..."

Si no, a lo mejor es cosa de televisarlos en plataforma de pago el año que viene...




3 comentarios:

  1. Viviendo en el extranjero me da mucha verguenza que se me/nos identifique con espectaculos tan bochornosos que no tienen defensa ni explicacion posible. Es un buen indicativo de las muchas cosas tan retrogradas y tan arraigadas en el pais a las que nadie se atreve a meter mano y que en mi opinion contribuyen a la lamentable situacion actual. Estoy de acuerdo en que todo este tipo de espectaculos son del mismo nivel, lamentable en una sociedad que se supone civilizada y todos ellos deberian desaparecer ya mismo. Pero la excusa de que unos se mantengan porque hay otros similares que se permiten tampoco es aceptable. Por alguno hay que empezar y con urgencia y este es tan valido como todos y cada uno de ellos.

    ResponderEliminar
  2. plas, plas, plas, plas...(aplausos sin vuelta al ruedo).

    ResponderEliminar
  3. Entiendo que el planteamiento de "como no vamos a arreglar el hambre en el mundo, no me vengas con que hay que arreglar la fuente", es una tautología falsa. Obviamente el toro de la vega es simbólico y como tal lo han caracterizado. Pero lo que es insoportable es la pretendida superioridad moral con la que los palmeros del "Salamandro" y aún otros que sin gustarles no mueven un dedo contra los toros, miran una vez al año al toro de la vega y los turdetanos. Y en muchos casos y ahí es más lamentable, utilizando exageraciones o fantasías para atacar un asunto que desde los principios ya debería ser suficientemente rechazable por sí mismo

    ResponderEliminar