Google+ Followers

miércoles, 6 de marzo de 2013

UN AÑO EN EL SENADO



Sé que para un lector este título puede de entrada resultar menos evocador que "7 años en el Tíbet" o aún que "55 Días en Pekín". Pero obviamente la perspectiva cambia cuando se observan las cosas en primera persona.

Efectivamente, hoy 6 de Marzo hace exactamente un año que tomé posesión como senador, designado a propuesta del PSOE por las Cortes de Castilla y León. Un año que por cierto se me ha pasado volando.

No quiero cansar con un prolijo y detallado relato de todo un año, pero sí que creo que debe detenerme por un momento a hacer un pequeño resumen.

Las cifras de mi actividad parlamentaria se pueden comprobar y analizar en profundidad en mi perfil publicado en la página web del Senado. Son 3 preguntas orales ante el Pleno, 17 preguntas orales en Comisión, 238 preguntas con respuesta escrita, 1 solicitud de informe, 1 petición de comparecencia del Director General de la Guardia Civil y 2 debates de moción como ponente del PSOE. Én una reciente estadística publicada se recogía que, en cuanto a actividad, me hallo entre los 20 primeros senadores de los 265 que componen la institución, lo que no está tan mal teniendo en cuenta que me incorporé casi 4 meses después que los demás. No obstante he de decir que, aún beneficiándome el dato, no creo mucho en este tipo de estadísticas para medir el trabajo parlamentario...

En cuanto a sensaciones después de un año, sinceramente la imagen que tengo de la Cámara y sus componentes es mucho mejor que la que a priori traía. Uno no es ajeno al escepticismo y los prejuicios existentes socialmente ante cualquier cosa, tampoco lo era ante el Senado como institución. Lo que he visto, con excepciones claro está, es un grupo de personas que tratan de que se escuche la voz de sus territorios y al mismo tiempo de participar de la política nacional. Ello contra las propias limitaciones de la Cámara y del ninguneo que el gobierno actual le hace.

En cuanto lo más positivo, una vez observado desde dentro el funcionamiento del Congreso y del Senado, es que de no existir este último sería harto complicado que los problemas locales pudieran tener una traslación a escala nacional. Lo más negativo es que evidentemente es una Cámara muy limitada desde el punto de vista competencial y demasiado sujeta a la voluntad individual de trabajo de cada uno de sus componentes ( en este sentido es ideal por otro lado para cualquiera con un mínimo de inciativa, puesto que no existen las rigideces procedimentales del Congreso). No obstante y aunque no me gusta nada sumarme a las modas, después de un año cada vez me resulta más evidente que esta Cámara debe reformarse.

En lo que tiene que ver con mi experiencia personal, no puedo dejar de referirme al suceso que ilustra esta entrada (por cierto, la primera imagen que sale en google si se teclea mi nombre). Si algo representa mi paso por el Senado este año fue el suceso de "intento" de entrega de un casco minero a Rajoy, en plena época de huelgas y encierros en nuestras comarcas mineras. La repercusión a escala estatal del hecho en cuestión ayudó, creo modestamente, a conseguir visibilidad para la lucha por la supervivencia de nuestra tierra. Lamentablemente, casi un año después el sector sigue encontrándose con un Gobierno hostil, insensible e irracional que ha puesto al sector al borde del cierre inmediato.

Obviamente ha sido el carbón lo que ha centrado mi actividad durante todo este tiempo. Creo que no podía ser de otra forma dadas las "urgencias" y el peso del sector en nuestra economía. Pero no ha sido lo único que he hecho aquí. Invito a quién lo desee a revisar mi actividad a través de la web del Senado, para comprobar que muchas otras cosas de carácter local o nacional han tenido sitio en mi actividad. Me quedo con mi primer debate de moción en representación del PSOE, sobre empleo juvenil, que tuve hace unos meses. Curiosamente de la serie de propuestas que hice en aquel momento y fueron rechazadas por el "rodillo popular" , algunas han sido incorporadas al plan anunciado por el Gobierno hace unas semanas (eso sí, "recortadas" y denaturalizadas en algunos casos). O me quedo también con las numerosas intervenciones que he tenido como miembro de la Comisión Mixta Congreso-Senado de Control de Radio Televisión Española, donde hemos intentado defender un modelo anterior de independencia y calidad, que tantos elogios había recibido dentro y fuera de nuestro país.

Lo peor de este año:la debacle progresiva en la que se ha estado sumiendo nuestro país durante este año...multiplicada por tres, como ocurre con las cifras del paro,en la provincia de León (y por cuatro para El Bierzo). A la deriva económica hay que sumarle un deterioro institucional aún más grave. Y no se ven trazas de cambio de tendencia, antes bien de lo contrario... El recurso a la "votación por aplastamiento" del PP en una Cámara en la que tiene una mayoría sobrada, desde luego no ayuda nada a buscar grandes acuerdos y concursos para salir de una crisis como la que vivimos. Desde que estoy aquí, el PP ha aceptado menos del 1% de las enmiendas presentadas por todos los grupos, lo que habla bien a las claras de su talante. Un muestra más de la actitud del PP lo es el que lleve esperando desde hace casi un año la comparecencia del Director General de la Guardia Civil, para que rinda cuentas de su actuación durante las últimas huelgas mineras.

En fin, un año intenso, pero la actividad sigue y la situación en la que nos hallamos exige mucha más intensidad para este año que comienza. Hoy mismo me han comunicado que el día 21 (¡al fin!) tendré al Secretario de Estado de Energía para hablar largo y tendido sobre el estado del sector de carbón en España; además de críticas, intentaré aportar soluciones.

No puedo terminar sin referirme también a la cantidad de buenos/as compañeros/as que he conocido(algunos/as ya amigos/as), en los que he encontrado colaboración y asistencia constante para un novato que tan necesitado está de soporte.

2 comentarios:

  1. Una imagen que te perseguirá siempre en tu vida política, para bien claro.Trabajo es lo que pedimos a nuestros representantes y en eso, este primer año, mucho y bien, al margen del rodillo. Y sí, el Senado necesita una profunda reforma, debe convertirse sin cortapisas en la cámara de representación territorial. Suerte para el siguiente año.

    ResponderEliminar
  2. En primer lugar, muchas felicidades por tu primer cumpleaños, pero la felicitación es por el trabajo que has realizado (las estadísticas a veces si son necesarias), no por el tiempo cumplido. El espíritu combativo es el que mueve a la sociedad y aunque el senado tenga sus limitaciones de las que, sin estar dentro, los ciudadanos somos conscientes, serán menos si cada uno de los senadores lleva un casco metido en una bolsa de vez en cuando.
    Yo propondría como lema para la reforma del senado ¡MÁS CASCOS!, pero tiene una interpretación terrible que podría llevarnos a todos a la ruina, así que déjame que busque otro...

    ResponderEliminar