Google+ Followers

viernes, 12 de octubre de 2012

LA RUSIA CHICA



"Aunque todos sepamos quién va a vencer, déjame que luche con valentía..."

La Rusia Chica, así es como se conoce a la localidad de Ferradillo y sus alrededores, centro de operaciones de la legendaria partida de Girón durante muchos años. El dato de que la actividad guerrillera se prolongó hasta bien avanzada la década de los 50 (incluso 60) y los escasos 15 km que separan Ferradillo de una ciudad como Ponferrada, pueden dar una visión de la magnitud, presencia e importancia de la actividad guerrillera en la provincia de León (fundamentalmente centrada en las comarcas de El Bierzo, Laciana y Cabrera).

Es un hecho desconocido para la mayoría de españoles la fuerza y lo que de prolongado tuvo la resistencia antifranquista en León ( y es que como en tantas cosas, mi tierra es invisible; su propia existencia como región histórica se ha diluido en identidades más oficiales... ). De hecho fue el lugar en el que germinó el prácticamente único fenómeno de coordinación de las partidas diseminadas por diferentes partes del territorio, con la constitución de la Federación de Guerrillas de León - Galicia en Julio de 1942 en la propia localidad de Ferradillo. Importancia mayor si cabe porque frente al fenómeno de adscripción ideológica uniforme de los grupos, ésta combinaba elementos socialistas (siendo los principales), comunistas y anarquistas. Fueron sus principales zonas de operaciones la propia provincia de León y las de Zamora, Orense y Lugo.

La guerrilla controló durante tiempo en toda España  muchos enclaves rurales que, en la práctica, funcionaron como "zonas libres", incluso sin la presencia del aparato franquista. Éste fenómeno fue más acusado a partir de 1943- 44, cuando se daba como segura la victoria aliada y la posterior intervención en España, con lo que el régimen y/o elementos del mismo prefirieron mantener un prudente statu quo a la espera de acontecimientos.

La guerrilla mantuvo la llama de la resistencia a la dictadura durante prácticamente 20 años desde que terminó la guerra civil, comenzando a deshilacharse a partir de que se constató la traición de las democracias occidentales al término de la Segunda Guerra Mundial, con su renuncia a ocupar España como culmen lógico a la lucha contra el fascismo. La incipiente guerra fría con sus descarnados intereses estratégicos salvó "en la campana" a un aliado servil y "fiable" frente al bloque comunista.

La guerrilla se compuso de un ejército de hombres y mujeres que se unieron a ella por diferentes motivos: ideología, filiación, amistad, desesperación por el hambre y la represión... Cada cual con su papel: "los del monte", los enlaces, informantes, asistentes... todos pagaron con sufrimiento y aún con sus vidas el precio de resistir ante el aparato represor fascista.

Muchos combatieron a los nazis en Francia, en la Resistencia, organizándola incluso en zonas donde la oposición local al invasor no fue tan entusiasta al principio (de ahí su denominación francesa de "maquis", de "maquisards", algo así como" los de los arbustos"- perdón si no es exacto, pero no sé francés y estoy hablando de memoria!!!-). Muchos luego volvieron a combatir el fascismo a España y fueron fusilados por el dictador al otro lado de los Pirineos; uno de los ejemplos más conocidos es el del asturiano Cristino García Granda, fusilado en 1946 y héroe nacional francés con el grado de teniente coronel.

Acorralados progresivamente y abandonados en algunos casos por las organizaciones en el exilio, los más afortunados consiguieron huir y los que lo fueron menos, fueron cazados como conejos. El régimen hizo luego lo de siempre: identificó el movimiento con bandolerismo y borró de la memoria todo recuerdo o significado que pudiera hacer comprender el corazón  y el porqué del fenómeno. Eso sí, se ocupó de silenciar los horribles crímenes represivos que él mismo perpetró, mientras elevó a categoría cualquiera de los excesos que cometiera (o no) la guerrilla en una lucha armada de años.

Estos días se ha conocido la muerte del último superviviente de la partida del líder guerrillero por antonomasia, Manuel Girón, "El León de Salas,a quién no le fieren las balas". Se trata de "Jalisco", que residía en la localidad de Cacabelos y sobre el que este artículo hace una breve semblanza. Pego el enlace para quién lo quiera ver http://www.ileon.com/actualidad/022537/muere-el-ultimo-guerrillero-de-la-partida-de-giron

En el vecino municipio donde vivo, Cabañas Raras, nació y vivió uno de estos guerrilleros.Aunque ya no vive aquí, todavía de vez en cuando se le puede ver por el pueblo. Su nombre es "Quico" y recientemente ha publicado un libro de memorias. Ésta es la reseña que publicó El País http://elpais.com/diario/2011/05/04/galicia/1304504304_850215.html. De Quico lo que más me sorprende (y sorprendió cuando le conocí) es su extraordinaria lucidez. La certeza de hallarme ante un torrente de conocimiento de la historia de nuestro tiempo. De cómo de su relato, sin atisbo de rencor alguno, uno aprende a relativizar el presente y a observarlo con perspectiva. Todavía recuerdo una charla en Ponferrada a finales de los 90 ( ¡siendo yo un guajín!), en la que en el turno de preguntas alguien dijo algo así como: "bueno, tú más que nadie sabes que ésta es una falsa democracia (¿suena?)...". A lo que él se apresuró a cortar con ademanes bruscos y casi a voces: "¡No, no digas eso, no sabes lo que dices! Yo viví una dictadura y sufrí su represión, no digas eso...nuestro sistema tendrá muchas imperfecciones pero no lo compares, por favor...muchos de nosotros dejamos la vida en el monte y ni soñábamos con poder alcanzar esto..." No recuerdo si fueron las palabras exactas pero sí que expresó estas ideas. Que nos sirva también para interpretar el presente y saber lo que buscamos.

No quiero extenderme más, pero me apetecía hacer mi pequeño homenaje a unos de los más olvidados herederos de nuestro agradecimiento. La lucha contra el olvido depende de la pequeña o gran aportación que hagamos las personas que sin renunciar al futuro, precisamente por eso no queremos olvidar nuestro pasado.


Si alguien quiere saber más sobre "el maquis" español, no tengo duda de cuál es "la biblia" (me permito la expresión) sobre el tema: "Maquis, historia de la guerrilla antifranquista", del leonés Secundino Serrano y cuya portada ilustra esta entrada. Historia colectiva e individual del fenómeno, comprensiva de todo matiz y detalle. Genial e imprescindible

No lo sé con exactitud, pero estoy convencido que la película "Silencio Roto" bebe absolutamente de esta fuente y me parece que merece la pena verse por su corrección. Traslada eso sí, unos hechos de un escenario más probable en León, a Navarra, donde la actividad de la guerrilla fue prácticamente inexistente.

Finalmente recomiendo seguir publicaciones, columnas, intervenciones...del maravilloso berciano Santiago Macías, uno de los fundadores de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica, colaborador en el libro anteriormente citado y concejal del PSOE en Ponferrada. Encontraréis una columna semanal en este enlace http://blogs.ileon.com/cartasbocaarriba/2012/10/04/cortar-por-lo-sano/

No hay comentarios:

Publicar un comentario