Google+ Followers

domingo, 30 de septiembre de 2012

PRESUPUESTOS GENERALES 2013 PARA LA PROVINCIA DE LEÓN

Los PGE 2013 son una catástrofe para nuestra provincia.reproduzco aquí una primera pero exhaustiva y trabajada aproximación a los Presupuestos Generales del Estado para León, hecha por el Espacio Parlamentario Leonés en su perfil de Facebook (http://www.facebook.com/espacio.parlamentarioleones).En algunas otras cuestiones se irá profundizando y otras, matizándose durante estos días (el lunes los parlamentarios nacionales del PSL-PSOE junto con nuestro Secretario General haremos una disección de ellos ante la prensa).


PGE 2013- Presupuestos de frustración y desolación
Desolador para León. Rajoy se caga, borra literalmente de un plumazo, el Plan del Carbón en cuanto a desarrollo industrial alternativo, infraestructuras en las cuencas y hasta las prejubilaciones mineras; el Museo de la Energía; el AVE; la autovía a Valladolid, la ‘min
era’ de Ponferrada a Villablino y Asturias, la de Orense o la de Braganza; el Palacio de Congresos de León; la integración del ferrocarril en la capital, San Andrés Ponferrada; las vías rápidas a la Robla y Cistierna o las rondas de León; el Araú de San Andrés; toda actuación prevista en patrimonio y restauración de espacios culturales en Sahagún, La Bañeza o Astorga; nuevos regadíos; los centros logísticos de Torneros y Toral de los Vados; el Mundial de Ciclismo de Ponferrada; el Circuito de La Bañeza; la estación invernal de San Glorio; el más mínimo apoyo a la pizarra y la industria de la roca ornamental; no aporta nada para Justicia -ni sección 4ª de la Audiencia ni la urgente sede de Villablino siquiera- excepto terminar la obra del Palacio de Ponferrada; la sede de la Seguridad Social de León...
Este es el desértico balance que arroja una primera lectura, rápida, del segundo proyecto de Presupuestos General del Estado (PGE) del PP de Mariano Rajoy para la provincia de León. En menos de un año el Partido Popular se ha encargado de borrar cualquier expectativa de futuro generada durante la etapa del PSOE y José Luis Rodríguez Zapatero en La Moncloa. Se ampara en la omnipresente crisis. Existe, es dura, no deja casi margen a la inversión pública y productiva... Pero, ¿puede ser que nada, absolutamente nada, pueda salvarse? ¿O que no hay en León ni una sola actuación o proyecto propio, nuevo, del PP? ¿Se castiga que Zapatero invirtiera ‘demasiado’?
Bajo el falaz amparo de la crisis se pasa factura ideológica y política desde la derecha. También en esto, no sólo en las políticas sociales, en el recorte de derechos o de Educación, Justicia y Sanidad. ¿Cómo si no se explica que en otros lugares, aunque poco, se invierta en desarrollo y aquí no?. Queda claro que en el PP y Rajoy subyace el revanchismo y la imposición ideológica, soterrada y sesgada en fórmulas políticas y modelos sociales y económicos que España ha venido repudiando desde la democracia que nos hemos dado. Una democracia y un progreso que nos recortan.

Volviendo a León. Sólo mantiene la inversión en 2013, con 12,75 millones de euros, el Inteco que tanto criticó el PP y contra el que tanto peleó por que no saliera adelante como proyecto estrella de Zapatero para su ciudad. También parte de la Ciuden, cuyos fondos para I+D+i en captura y almacenamiento de de CO2 vienen directamente de la UE, de Bruselas: 180 millones hasta 2015 aproximadamente... gracias al anteior Gobierno. En 2013 tendrá a su disposición 41 millones de euros.
Aunque en la Ciuden falta algo: es otro proyecto que pusieron en tela de juicio y que desmantelaron nada más llegar al Gobierno, hace aún menos de un año, en su vertiente de desarrollo territorial. El Museo Nacional de la Energía de Ponferrada: en 2013 recibe sólo 7,4 millones para funcionamiento, insuficientes para el centro de captura de CO2, concluir la sede central y desde luego el parque del carbon´fero y la urbanización del entorno. Sólo sirve para seguir funcionando en lo que afortunadamente dejó hecho el anterior Gobierno socialista, no para transformar el turismo. Otro proyecto emblemático de la etapa Zapatero que se borra y se pretende hacer olvidar. Pero sobre todo frustra expectativas y lastra las pocas esperanzas de desarrollo y de futuro futuro que le queda al Bierzo y León.
Lo más grave de los PGE 2013 para León es que Rajoy y sus acólitos se cargan en Plan del Carbón que hubo de arrancarle la ciudadanía de las cuencas, echándose a la carretera y las calles, a un Gobierno del que él ya formaba parte en 1996 y que también quiso fulminar al sector carbonero y unas cuencas que nunca fueron afines electoralmente al PP. En el capítulo del Ministerio de Industria, Energía y Turismo se deja claro varias veces que el Plan 2006-2012 acaba, que no se prorroga. Y que no habrá otro como prometieron. Sólo hay 153 millones para ayudas al funcionamiento de las minas, en cumplimiento del Reglamento europeo que las ampara al menos hasta 2018 y que tanto le costó a Zapatero lograr en la UE, aún cuando no consiguió el escenario que se proponía.
Los PGE anuncian el fin de las prejubilaciones (consignan 292 millones para pagar las de quienes ya están prejubilados en los últimos años o, afortunados, lo harán hasta diciembre). El Ministerio del ínclito José Manuel Soria deja claro también que no habrá ayudas a planes de formación profesional alternativa, ocupacional o becas en las cuencas. Y que las únicas infraestructuras que se harán en las zonas mineras serán las que ahora están en marcha, 42 millones para terminar obras que no se paran por vergüenza torera.
Por lo tanto, adiós a nuevas actuaciones. Pero sobre todo a proyectos que en algunos casos la Junta de Castilla y león viene frenando y demorando desde 2004 en algunos casos, como el Museo de Sabero, el área temática de Fabero, el centro del clima de Pola, las aguas bravas de Cistierna y Sabero, el teleférico de Vegacervera, el parque motor del Bierzo Alto, las rutas turísticas a pie o en bici, las casas del hombre de Bembibre, el pueblo singular de La Cueta, el área de aventura del Alto Sil... Un rosario de esperanzas, más que de actuaciones, con las que se confiaba en que las cuencas no acaben en un desierto.
Y, lo peor, se acabó también el plan de apoyo a la instalación de industrias alternativas. Se termina también de un plumazo con la subvención a proyectos empresariales diversificadores del tejido productivo de las zonas carboneras: los PGE dejan claro que los 45 millones de euros que consignan son exclusivamente para afrontar compromisos plurianuales adquiridos en el pasado. El futuro es absolutamente negro.
Desaparecen más de 300 millones que estaban comprometidos y que pasan al limbo de Rajoy, Juan Vicente Herrera, Tomás Villanueva, Antonio Silván, Isabel Carrasco, Alfredo Prada, Eduardo Fernández, Luis Aznar, Emilio Fernández, Carlos López Riesco, Juan Manuel Otero, jaime González... personajes de nuestra derecha más cercana que tanto clamaron por exigir con denuedo a Zapatero y su Gobierno socialista, mientras desde Valladolid la Junta frenaba su ejecución: y lo han conseguido, no se harán jamás.
Como otras tantas autovías y ferrocarriles. Desaparecen del PGE casi todas las actuaciones en materia de Fomento que debían poner la provincia al día, eliminar su deuda histórica en infraestructuras y colocarla en el fundamental mapa logístico europeo que marcará el futuro del desarrollo.
Llamativo es que lo primero que aparezca si se busca en el tomo de Fomento del PGE el término ‘León’ sea la compensación de 4,8 millones de euros a Aucalsa por la rebaja del peaje que Zapatero aplicó a la autopista a Asturias: desde luego nada hay del rescate que a él tanto le exigieron. Luego se pasa al AVE, del que se dice que se continuará con colaboración privada en materia de vía y electrificación entre Valladolid y Pola de Lena: 77 millones para la variante de Pajares, y algo más de cien para todo el tramo entre Palencia y la Variante, con los túneles hechos pero sin dotar de vía y catenaria. Nada se dice de la integración en León, que no tiene ni un euro. Sólo se habla de que en el Corredor Norte-Noroeste de alta Velocidad (va de Valladolid a Pola de Lena en Asturias, más de 200 km) se ejecutarán, atentos, sólo 3 kilómetros nuevos de vía por 23,7 millones de euros, cuando también falta todo el tramo de León a La Robla por empezar.
Ni se menciona por ningún lugar el centro logístico de Torneros, donde además deberían trasladarse unos talleres de Renfe y Adif que podrían acabar en Valladolid o Galicia o Asturias. Ni tampoco el puerto seco de Toral de los Vados. Ambos son cruciales para para que León vuelva a ser el nudo logístico del Noroeste peninsular y no pierda la oportunidad de integrarse en la red de transporte y logística de la Unión Europea.
De la línea de alta velocidad a Ponferrada y Monforte por el Bierzo ni se cuantifica. Sólo se dice que se continuarán sufragando los “estudios informativos” previos al proyecto. En un primer vistazo, ni se encuentra la cuantificación. Es para lo único que se menciona al Bierzo en Fomento, salvo para pequeñas obras de conservación de carreteras.
Sí hay 12 millones para el mantenimiento de la línea de Feve León-Guardo o 13,5 para mantenimiento, seguridad y circulación en la red convencional ferroviaria que usa Renfe en la Provincia -o sea, lo imprescindible para seguir operando-, pero nada para supresión de pasos a nivel o para mejoras en Cercanías.
Para autovías, apenas 12,7 millones para concluir el Acceso Sur de León, que comenzó el Gobierno socialista anterior. Para acabar la paralizada e inconclusa autovía A-60 de León a Santas Martas, en el interminable camino hacia Valladolid, apenas hay 2,6 millones de euros. E irrisorio resultan los 13.000 euros para estudios previos de las autovías a la Robla desde León y a Orense desde Ponferrada.
En carreteras, figuran 0,3 millones para expropiaciones pendientes (delata que no se hizo nada este 2012), una por explicar revisión a la baja de previsiones a futuro de la obra de la León-Valladolid entre Santas Martas y Villanubla hasta los 40 millones tan sólo, algo más de 10 millones de euros para mantenimiento de la red general del Estado o menos de 3 millones para pagar obras menores y señalización.
El resto es mantener la red de carreteras, lo imprescindible. 53 millones para asfaltar la A-6 entre Folgoso y Villafranca del Bierzo, 3 más para acabar de pagar el aparcamiento invernal de Astorga... y se acabó. Nada más en infraestructuras de Fomento. Curioso que la crisis acabe en León con todas las obras, que el Gobierno no considere prioritaria ni una sola. Lo que habla también a las claras del peso de los parlamentarios leoneses del PP y de su presidenta, Isabel Carrasco, en el partido que comandan Rajoy y Cospedal. Mientras, el AVE a Galicia, la tierra del presidente y de la ministra de Fomento avanza a marchas forzadas gracias a la paralización de la línea a León y Asturias.
Por último, cantidad irrisoria del Ministerio de Fomento para el aeropuerto: 58.000 euros.
La modernización del regadío se queda sólo con 43 millones de euros, todos para acabar la modernización del canal del Páramo, a los que se suman casi 19 para el canal bajo de Payuelos que está en obras desde hace dos años, 2,4 para mejora de basteciiento (la última fase) en el Bierzo y 7,5 millones para mejorar regadíos en la comarca. contrasta con la enorme inversión en los últimos años, cuando eran cientos los que se invirtieron para pagar una deuda histórica con la provincia. Payuelos sigue sin desarrollar más que 6.000 de sus 40.000 hectáreas y Páramo, Porma, Órbigo, Tuerto y Bierzo siguen pendientes de modernizar miles de hectáreas e infraestructuras que garanticen que no volverá a pasar lo de este año: no llegó el agua para todos los riegos porque no están modernizados, los pantanos quedan vacíos y el campo es cada vez menos competitivo. Lo peor es que además se van a perder fondos estructurales europeos si antes de 2014 o 2015 no se ejecutan obras de modernización que financia en un 75%, pero que deben ser completadas con cofinanciación del Estado y la Junta.
Los PGE del PP para León no sólo borran del mapa las cuencas mineras y su desarrollo futuro, o las infraestructuras viarias y los nuevos regadíos con la disculpa de la crisis. En Justicia sólo se menciona León para decir que se terminará el Juzgados de Ponferrada, que se lleva 3 millones de euros. Se olvida el de Villablino -en estado tercermundista-, las mejoras pendientes en León, Cistierna, Astorga o La Bañeza. Por supuesto, nada de la Sección VI de la Audiencia para el Bierzo.
Como nada hay tampoco en Defensa para el campo del Teleno o los cuarteles del Ferral o Astorga. Ni un duro en Hacienda, ni en Interior siquiera para cuarteles o medios de Guardia Civil, comisarías de Policía o centro penitenciario. Como tampoco nada en Empleo y Seguridad Social, que deja claro que queda en el olvido la reconstrucción de la sede del INSS en León, que seguirá pagando alquiler: ¿recuerdan lo que se criticó?
El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte del ínclito Ignacio Wert sólo menciona León más que para decir que seguirán manteniendo la inversión corriente en funcionamiento del centro de alto rendimiento deportivo de León, el CEAR, como el resto de los del país. Nada sobre el Emperador, la Peregrina, Grajal,, San Glorio, el circuito de La Bañeza, el castillo de Ponferrada, la Catedral de León o la de Astorga, Las Médulas, la muralla de León o Mansilla... ¿Recuerdan lo ‘reivinciativo’ que era el PP hasta hace un año justamente con estos asuntos?
Como vindicativo era con el Palacio de Congresos, en el que la Junta no pone dinero, ni el alcalde popular Emilio Gutiérrez. El ministro del Turismo -el mismo que el del carbón- ahora hace lo mismo: el proyecto queda en dique seco, confirman los presupuestos. Sí que se concluirá el AAraú de San Andrçes con 4,2 millones y hay un millón para el Lyda de Astorga.
Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad no iba a ser menos y romper la ‘tendencia’ y ‘querencia’ del PP de Rajoy para con León: ni un euro tampoco en inversiones. O sea, la Ciudad del Mayor elevada por el Gobierno socialista seguirá hecha y cerrada a cal y canto.
Queda claro ahora, como se alertaba entonces, que únicamente se perseguía el desgaste político del presidente que trató, que intentó, poner al día a su tierra: saldar la deuda histórica que había con un territorio históricamente olvidado y que ahora el PP vuelve a retornar a lo que pretende sea su sino histórico.
León no alcanzará en 2013 los 360 millones de euros de inversión del Estado. Le hurtan el plan de reactivación y reindustrialización de las cuencas. La provincia ve frenadas todas y cada una de sus inversiones en desarrollo estratégico para generar una nueva economía productiva. Y paga el revanchismo de un PP que pretende borrar de la memoria una época histórica de actuaciones y proyectos ejecutados o en ejecución. Ni una obra e inversión se salvan.
Al amparo de la crisis se nos dirá que no se puede hacer más. Que, como siempre dijeron, habrá que esperar tiempos mejores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario