Google+ Followers

jueves, 21 de noviembre de 2013

LAS DESVENTURAS (QUE NOS HACE PASAR) EL JOVEN WERT


Se acaba de aprobar en el Senado definitivamente la denominada Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Se hizo de la misma forma que empezó todo, con el PP imponiendo en solitario su mayoría absoluta contra todo el resto del arco parlamentario. Pero este "principio del rodillo" no solo lo ha practicado el PP en el Parlamento. Es la primera vez en la historia que se aprueba una ley de educación con la oposición de cada una de las plataformas, coordinadoras y asociaciones relacionadas con el sector, de las de padres y madres, de cada uno de los sindicatos, de profesores, alumn@s... Ningún colectivo a excepción del PP soporta esta reforma.

La Educación no es una materia cualquiera, se trata de uno de los elementos nucleares de nuestro modelo social. Las decisiones que se toman en esta materia afectan a muchas generaciones, algunas de ellas sin siquiera haber ejercitado el derecho de sufragio todavía. Por eso son cuestiones que no se deben (poder, por lo que parece sí) regular a través de una simple mayoría parlamentaria; no estamos hablando de legislar sobre el protocolo de un baile real, ni tampoco sobre colorantes alimentarios. Estamos hablando de uno de los pilares del sistema y para modificarlo hay que acumular mucha legitimidad democrática y no solo capacidad legal para hacerlo.

Es obvio que la Educación en España tiene muchos aspectos en los que mejorar, pero a ninguna parte vamos cuando también por primera vez en la historia, todos los grupos políticos (bueno, todos excepto la derecha magenta) han firmado ya un acuerdo comprometiéndose a derogar la LOMCE el día siguiente de que el PP pierda su mayoría. Y si un problema ya había tenido la educación en nuestro país, es precisamente la falta de estabilidad regulatoria en el tiempo.

No voy a detenerme en muchos de los contenidos de la Ley, que han sido abundantemente discutidos durante estos meses y que han provocado una Marea Verde de oposición en las calles y en los centros educativos.

No voy a extenderme sobre la reinstauración del nacionalcatolicismo, la segregación de género, la expulsión práctica de los más débiles del sistema educativo...

Ni siquiera voy a reseñar con amplitud cómo un Gobierno que ha hurtado 5.000 millones de € a la Educación Pública en 2 años, ha hecho retroceder el gasto educativo por debajo del 4% del PIB, o ha quitado cientos de miles de becas, pueda pretender mejorar la Educación.

No, lo importante es que nuestro joven Wert, sin necesidad de vestir chaleco amarillo y calzas a juego, se ha suicidado políticamente durante estos meses, ganándose el reproche generalizado del país como nadie nunca antes. Pero no lo ha hecho con un objetivo precisamente romántico, sino para que ese "sacrificio" sirva para que los más ultras tengan la ocasión de darle al reloj marcha atrás.

La buena noticia es que la LOMCE no durará demasiado, apenas unos pocos meses. La mala es que una vez más habremos perdido mucho tiempo y que cuando se necesite coser la Educación entre tod@s, a la derecha tendremos que ir a buscarla al monte.


4 comentarios:

  1. Es una Ley que no quería ningún partido político, que no querían los padres, que no querían los profesores, que no querían los educadores ni los educandos, es una Ley que NADIE quería (ni siquiera los curas pues la ven insuficiente en sus expectativas), y sin embargo ahí la tenemos. Pero por qué esa insistencia a sabiendas de su rechazo, no me cabe en la cabeza, en serio.

    ResponderEliminar
  2. La culpa es vuestra por perder la elecciones. Ya sabéis lo que tenéis que hacer, ganar las próximas y hacer una ley en condiciones. Así que ya os estáis poniendo las pilas, que ya es hora de ponerse al día y tomar las riendas del futuro.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen comentario. Tendrías que haber mencionado como la secreteria de estado se jacta del "amplio apoyo de la mayoría" ... hay que ser cínica e hipócrita.
    Por eso, debemos luchar para recuperar la Educación y consensuada con quienes entienden de democracia y no de imposición.

    ResponderEliminar
  4. El ministro Wert es cínico, hipócrita y mentiroso. No olvidemos que la Comisaria de Educación de la Unión Europea, Androulla Vassiliou ha dicho por su boquita que las conclusiones que elaboró Wert sobre el supuesto recorte de las becas Erasmus de la Comisión Europea pra 2014, eran radicalmente falsas. Este señor ha quedado como un mentiroso en Europa y Rajoy le mantiene ¿Qué más se puede esperar? Y que no me vengan con lo políticamente correcto de "ha faltado a la verdad". NO, lo que ha hecho tiene un verbo certero: HA MENTIDO. Ya lo dice el refrán que me acabo de inventar: ministro que miente una vez, miente cientos.

    ResponderEliminar